Lo simple de la Masonería

Por: Jean Pierre Calmet Williams
Artículo original: http://cem.parthenon.org.pe/2017/04/16/lo-simple-de-la-masoneria/

“Hay que buscar la belleza de lo simple, y distinguir lo simple de la simpleza”[1]

Si alguien me preguntara sobre cuál es la finalidad de la Masonería, le podría decir que es algo bastante simple: uno ingresa para mejorar como persona en base al ejemplo y vivencias de otros miembros que nos ayudan a ir convirtiendo nuestra piedra tosca[2] en una piedra pulida cada vez más perfecta.

Sin embargo, a pesar de que suena simple, difícil puede ser muy difícil lograr esa aspiración, sobre todo porque cuando uno entra en la orden ya es una persona con mayoría de edad, con ideas y comportamiento bien definidos desde su hogar y muchas veces cimentados a lo largo de su educación y sus vivencias. Surge entonces la pregunta: ¿Cómo es que podría una persona cambiar o mejorar su conducta o adoptar algún comportamiento que lo haga mejor?

Escoger la piedra

El primer tema que me parece importante abordar es el de escoger la piedra. La traducción de la piedra tosca masónica viene de “Ashlar”[3]  cuya traducción más literal sería sillar y que era el tipo de piedra con la que se edificaban las construcciones en la antigüedad; esta piedra tiene características especiales que la hacían perfecta para las edificaciones de ese entonces. De igual forma, el escoger a una persona para ingresar a la orden debe ser una minuciosa verificación de sus cualidades y que validen que tan perfectible es, y que al pasar por el proceso de aprendizaje (instrucción[4]) pueda convertirse en una piedra pulida y de esa manera ser cada vez mejor.

Muchas veces escogemos piedras que no son del tipo ideal y al final, o cuesta mucho más trabajo pulirla, o definitivamente no sirve para la construcción. Ahora todo esto se refiere obviamente a un tema de la mentalidad de la persona; es decir, quien tenga la mente abierta tendría una mente tipo sillar la cual podrá mejorarse y así adaptarse rápidamente. Quien no tenga esa amplitud de pensamiento será difícil (si es que no imposible) lograr que progrese y asimile lo que se persigue en la orden.

Quizás es por esto que de los muchos que ingresan solo unos pocos se quedan[5] y persisten en el camino, puesto que al ser la masonería algo tan simple a muchos los desilusiona: esperaban un ambiente mágico que haría que su mundo dé un giro total y le cambie la vida debido a cosas sobrenaturales o ultra secretas que solo los masones conocemos. Pues no; si bien existen y se cuentan muchas historias y leyendas (hasta mágicas y esotéricas), todas estas buscan un mismo fin: mejorar como persona. Todos estos relatos esperan lograr en cada uno un despertar e incentivan de determinadas formas (no siempre de la misma) la búsqueda de nuevos intereses para así progresar (no sólo para subir de grados) y aprender, para que esos conocimientos nutran nuestra vida cada vez más.

Adaptabilidad

El segundo tema es la adaptabilidad. Se dice también que el hombre es un animal que no se adapta a la naturaleza, más bien la adapta a sí mismo cambiando el entorno, y eso se debe entre otras cosas a que es un ser racional y es parte del potencial desarrollado por el Homo Sapiens[6]. Ante esto, pienso que la masonería nos hace entrar en un nuevo entorno en donde el mejorar como persona supone un estudio de conocimientos que se plantean en la sociedad y que no son exclusivas de la orden, y que basado en la adaptación de este ambiente hacia uno mismo (tal como hacemos con la naturaleza), uno debería mejorar.

Dentro de la orden, en cada grado se abre un nuevo abanico de conocimientos e historias que permiten que uno se anime a adentrarse en nuevos temas, retos que logran que uno pueda ver hacia atrás y releer un trazado o ritual y ver cosas que antes no veía, o dar una nueva interpretación a los temas ya conocidos. Es por eso que un masón es un “eterno aprendiz [7], puesto que a cada grado se logra una nueva iteración de la simbología y enseñanza aprendida en el pasado.

Diversidad

La Masonería es el lugar en donde uno puede encontrarse con personas de entornos tan disímiles al que uno está acostumbrado, y en ello radica una de sus principales fortalezas que tomo como un tercer tema: la diversidad de conocimientos y vivencias que se escuchan en sus templos y reuniones hacen una dieta tan variada de ideas y pensamientos que difícilmente uno no se llevaría consigo un nuevo conocimiento tras cada reunión. Está en los deberes de las autoridades de cada logia el desarrollar la instrucción suficiente que logre que sus miembros encuentren siempre ese alimento espiritual que cada hermano espera.

Conclusión

Siguiendo la frase presentada al inicio, la masonería es bella por ser simple, por tener un propósito sencillo, de un solo elemento: mejorar como persona. Y separando lo simple de la simpleza (dado que esto último es referido a las cosas de poca importancia)[8] es necesario que la masonería no sea confundida por aquellos adornos que le agregan algunas logias, ritos o rituales, muchas veces excesivos y exuberantes, lo que considero (a mi modesto entender) son cosas de poca importancia que no le aportan en realidad un mayor valor a la orden.

Busquemos cómo se originó la masonería, bajo que acontecimientos surgió, como se influyó de éstos, y cómo esa historia nos aportará la mejor forma de enseñar hoy en día ese legado adaptándolo a nuestros tiempos. Una tarea simple pero no tan fácil, en eso radica el mejorar como persona y con ello a nuestra sociedad y a nuestra propia orden.

 

Citas:

[1] René Lavand, ilusionista argentino (24/09/1928 – 07/02/2015).

[2] O también llamada “piedra bruta” es el emblema de la piedra informe e irregular que desbastan los aprendices. Una piedra bruta está lista para ser trabajada, y de acuerdo al talento del pedrero, puede convertirse en una obra de arte o en la piedra cúbica que será parte de la estructura del edificio social (https://es.wikipedia.org/wiki/Piedra_bruta).

[3] La reseña de lo que significa esta piedra se puede encontrar en: https://en.wikipedia.org/wiki/Ashlar

[4] Una explicación de lo que es y no es la instrucción masónica en las palabras de Gustavo Pardo Valdes se puede leer en: https://masonerialibertaria.com/2016/07/29/lo-que-es-y-no-es-instruccion-masonica

[5] Me contaban varios hermanos mayores que la estadística era que de cada 10 que se iniciaban sólo 3 se quedaban y progresaban.

[6] Ideas sacadas del enlace: https://cuadernosdefilosofia.wordpress.com/tag/caracteristicas-del-ser-humano

[7] Es una frase que hace referencia a que por más que un hermano tenga el grado que tenga siempre seguirá aprendiendo y que al nunca alcanzar la perfección siempre deberá trabajar como un aprendiz: desbastando su piedra tosca.

[8] Según el Diccionario de la real Academia Española (http://dle.rae.es/?id=XvgIOCq)

Jean Pierre Calmet Williams

Jean Pierre Calmet Williams

Venerable Maestro de la Logia Pathenon Nº 7 del Oriente de Lima, Perú
Jean Pierre Calmet Williams

Latest posts by Jean Pierre Calmet Williams (see all)


One Reply to “Lo simple de la Masonería”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *