¿Por qué hacerme Masón hoy en día?

Por: Maria Carmen Cesar Galante
Artículo original: http://cem.parthenon.org.pe/2017/03/29/por-que-hacerme-mason-hoy-en-dia/

Mientras en el mundo sigan existiendo tiranías, intolerancia, insolidaridad, miedo, ambiciones, egoísmo, odio, racismo, violencia, fanatismos, falta del sentido del honor, corrupción, injusticia y un largo etcétera, la Masonería tiene una vigencia muy importante.

La Masonería enseña el arte de vivir plena y conscientemente. En ella no se huye de los problemas, ya sean individuales o colectivos; se aprende a ver con claridad donde está la línea que demarca hacia donde nos debemos mover como ciudadanos, como profesionales, como padres y madres o como hijos. Lamentablemente en la actualidad hemos mercantilizado casi todo: tenemos amigos porque nos benefician, vivimos en familia porque de alguna manera nos servimos de ella, trabajamos para recibir un sueldo, estudiamos para conseguir mejores empleos; es por eso que, si enfrentamos la vida egoístamente pensando sacar ventajas de todo lo que nos rodea, llega un momento en que ni siquiera seremos felices cuando tengamos todo en nuestras manos, porque falta el verdadero sentido de la vida, no lo conocemos. La Masonería nos ayuda a descubrir una nueva forma de vida, llena de ideales, honor y virtudes.

Parecería que la Masonería es sólo para idealistas, pero no es así. La historia no sólo la escriben los que ganan, también la escribimos los masones día a día puliendo nuestra piedra bruta y ayudando a otros hacia su propio perfeccionamiento. El ser humano y la sociedad en la que vivimos ha ido cambiando justamente porque han habido hombres y mujeres que no tenían miedo y veían claramente esa línea divisoria donde la justicia se convierte en injusticia y donde de la paz se pasa a la violencia. Pensaron en los demás y se dijeron: “si yo avanzo, si logro vencer los desafíos de la vida, también es un avance para mis hermanos”, porque el ser humano de bien desea compartir con los demás su progreso hacia la perfección.

Un acto de justicia, de fraternidad o de compasión une a la gran familia humana, y la felicidad tan ansiada se convierte en permanente a través de los actos justos y verdaderos. La fraternidad que reina entre los miembros no nace de ninguna imposición religiosa, sino que se deriva de los dictados del corazón y de la innata benevolencia y buena disposición que sienten los masones hacia sus hermanos. Podríamos decir que el conjunto de la ética masónica se basa en la fraternidad, la verdadera esencia de la Masonería. La Masonería despierta al librepensador que está en cada uno de nosotros para expresar, tanto por escrito como por la palabra, lo que alberga nuestra mente y nuestro corazón, sumando a todo ello el  ejemplo que es el que marca nuevos rumbos y el mejor maestro hacia los que nos rodean.

El masón es discreto y actúa sin estridencias trabajando por el bien común sin esperar nada para sí mismo, haciendo una realidad en su vida lo de “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Por ello, todo aquel que sienta en su corazón el llamado de la Masonería debe responder uniéndose a ella para sumar sus brazos a otros en un ideal común a toda la humanidad, que es el de lograr la felicidad y armonía para todos los seres que habitan esta casa nuestra, que es la Tierra.

Maria Carmen Cesar Galante

Maria Carmen Cesar Galante

33º / 13º
Ex Gran Maestra de la Gran Logia del Universo.
Miembro de la Sociedad Teosófica Española.
Maria Carmen Cesar Galante

Latest posts by Maria Carmen Cesar Galante (see all)


2 Replies to “¿Por qué hacerme Masón hoy en día?”

  1. La Masonería es un estilo de vida, donde nos ayuda a ser mejores a los hombres y mujeres buenas y propende al mejoramiento personal al edificar nuestro propio Templo Interior y luego se proyecta hacia la colectividad por el Amor Fraternal a la humanidad.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *